Diario de viajes #1
¿Te gustó este contenido?... compártelo!

En el Ecuador tenemos tanto por conocer, tanto por vivir. Imaginate que sabemos más de otros países que nuestra amazonía, y nos perdemos de los tesoros aquisito nomás. Te dejamos esta historia, este cuento del viajero Lenin, de Loja.

PUYO, ENTRADA A LA AMAZONÍA

Comparto con ustedes una experiencia más de mis viajes de aventura, esta vez el destino elegido fue el Puyo, había oído buenos comentarios acerca de este lugar de mi país así que aproveche mis vacaciones para irnos a conocer. Viaje con mi esposa salimos desde Loja en la noche con destino hasta Ambato, en el terminal de esta ciudad tomamos un bus que va directo al Puyo, el precio del pasaje fue de 2.50 y el recorrido dura aproximadamente 2 horas, en el trayecto se pasa por Pelileo, Baños, Shell hasta llegar al Puyo, el paisaje es bastante agradable se pueden observar algunas cascadas en la que resalta la llamada Manto de la Novia, y también atravesamos algunos túneles es súper interesante el recorrido.

Al llegar al Puyo el bus los deja en las afueras, justo en el terminal de ahí se toma un taxi para que los lleve el centro, no les cobra más de 1 dólar, además la gente es bastante hospitalaria. En el centro, como no conocíamos nada de nada, nos acercamos al municipio en la planta baja existe un puesto de información turística, ahí nos proporcionaron información del lugar, sitios turísticos, hasta un mapa de la ciudad y de los sitios turísticos de la provincia.

Nuestro principal objetivo del viaje era practicar algo de deportes extremos, por lo que al solicitar información nos dieron datos de un operador turístico muy conocido y no nos equivocamos en irlo a ver. Después de comer algo y aún sin tener un lugar donde hospedarnos, fuimos con nuestras mochilas a las oficinas de la operadora turística Selva Vida, muy cordialmente don Luis Nuñez nos atendió y nos dio la bienvenida al Puyo, hicimos el negocio por un tour de rafting y el mismo Luis se encargo de conseguirnos un lugar para hospedarnos a un buen precio, el nos llevo en su vehículo al Hostal Las Palmas, donde dejamos las cosas y nos cambiamos de ropa para el rafting; cerca de las 4 de la tarde nos fue a ver en el hostal y de ahí nos fuimos a practicar rafting, pasamos viendo al guía de rafting  y a una amigo del Cuerpo de Bomberos para que nos ayude a remar ya que como requisito mínimo se necesitan 4 personas en un bote y solo estábamos mi esposa, el guía y yo.

En las orillas del río Pastaza, el guía nos dio las instrucciones y luego si a vivir una de las mejoras experiencias, el rafting es una excelente actividad de adrenalina, el sentir como se mueve el bote y como atraviesa los rápidos es algo increíble, a más de que el paisaje es impresionante, por un momento sentíamos que nos caíamos del bote pero así hubiera sido valía la pena…. Todo el paseo duro aproximadamente  dos horas y media al volver a la orilla nos esperaba don Luis quien nos llevo de retorno al Puyo y al hostal, además nos recomendó un buen sitio donde cenar.

Al siguiente día don Luis nos fue a ver en el hostal, muy temprano en la mañana, de ahí fuimos a su casa para tomarnos unas fotos con una boa de unos 2 metros que el tiene de mascota y de ahí nuevamente a su oficina, junto a unos turistas norteamericanos nos fuimos a conocer una reserva llamada Paseo Ecológico Los Monos donde rescatan monos y los tratan de reinsertar a la naturaleza, en el lugar no hay jaulas los monos están libres por lo que es importante antes de entrar a la reserva dejar todas las cosas ya que estos animalitos pueden agarrarlas por jugar. El lugar es bastante acogedor existe una casa donde viven los voluntarios y en la parte externa los monos están jugando, es impresionante el poder compartir con los monos, al principio teníamos miedo de acercarnos pero luego los monos se nos acercaban y trataban de jugar algunos se subían para que los abracemos o marquemos, realmente el compartir con estos animales fue increíble, a veces las personas no nos damos cuenta que este tipo de animales son salvajes y deben vivir libremente en la selva y no en cautiverio.

Luego de eso nos trasladamos a la reserva  Hola Vida un complejo que cuenta con habitaciones donde hospedarse, y atractivos naturales, es así que en este lugar nos fuimos a dar un paseo en bote, pero de los botes que las personas del lugar construyen con todo el tronco de un árbol y que con un especie de cuchillo lo van pelando al tronco hasta dejarlo hueco, luego de eso lo queman para que no filtre el agua. Este bote era uno de los medios más utilizados de transporte en la selva. El paseo lo realizamos sobre el rio Puyo siempre acompañados de un guía.

Después del paseo almorzamos en la reserva, la comida fue deliciosa, almorzamos un plato típico llamado ‘maito’ que es un pez envuelto en una hoja y cocinado o asado, la hoja le da el sabor al pez por lo que no es necesario agregarle ninguna especería únicamente sal.

Después del almuerzo y para bajar lo comido nos fuimos a dar un paseo en la selva acompañados del guía y para refrescarnos  tomamos un baño en una cascada bastante alta, esta cascada no es la única y según comento el guía existen algunas más por el sector.

Después del paseo en la selva, retornamos  la ciudad y de ahí tomamos el transporte para regresar a Ambato, ya que debíamos llegar a Cuenca e ir a visitar las Ruinas de Ingapirca, pero esa experiencia la publicaré en otra ocasión.

Realmente nos falto el tiempo para visitar el Puyo, esta ciudad tienen un montón de lugares turísticos y diferentes atractivos donde puedes realizar distintas actividades, hay para todos los gustos,  su gente es muy hospitalaria y vale la pena regresar muchas veces más… los invito a que visiten esta ciudad, como siempre dijo ‘Mi Ecuador tiene muchos lugares hermosos que conocer’.
En la Operadora Turística Selvavida que nos atendió fueron muy amables e hicieron que nuestra estadía fuera grata.

Fuente:https://www.viajeros.com/guias/puyo-entrada-a-la-amazonia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0 / 10